Errores en la negociación Freelance

Si trabajas como freelance, sí o sí tenés que negociar. Es una de las cosas más importantes que necesitás hacer para tener éxito. El proceso de negociación es muy importante para asegurar el éxito de un proyecto y también para asegurar que la transacción sea buena. Si trabajas freelance y no tenés buenas habilidades en la negociación, necesitás aprenderlo. Si no sabés negociar, podés perder plata, tiempo y es posible que no te vaya del todo bien en este tipo de trabajo.

Es probable que no puedas hacer bien tu trabajo si no comenzás un proyecto a través de la negociación. Así que para ayudarte te damos un listado de cosas para que tengas en cuenta. Este es un listado de los errores en la negociación que tenés que evitar para trabajar exitosamente como freelance.

1. Permitir que tu cliente te controle

Es un gran error permitir que el cliente te controle. Tenés que negociar. Acordate que vos sabés mejor cómo es el proceso de producción que tu cliente. El hecho de que soliciten tus servicios es un reflejo de que no tienen conocimientos en el campo. No te olvides de esto y negociá porque vas a ser vos quien realice todo el trabajo.

2. No ser profesional

Seguramente vas a perder a tu cliente si no actuás profesionalmente. Es fundamental ser profesional en cada uno de los aspectos del desarrollo del proyecto, especialmente durante la etapa de negociación. Actuá apropiadamente, vestite bien cuando tengas las reuniones con los clientes y utilizá las palabras apropiadas. Acordate que hay una gran diferencia entre la manera en que te comportás con el cliente que con un amigo. No por esto, dejes de ser amigable con tu cliente.

3. No tener los detalles correctos en el contrato

Tener un contrato es importante para vos, porque te protege. Así que cuando estés negociando, tené el contrato con vos y hablá de las condiciones. No te olvides de incluir el número de revisiones, los términos de pago, las penalidades por pagos atrasados, fecha de entrega, especificaciones del proyecto, etc.

4. Hacer los desarrollos a las apuradas

Algunos freelancers hacen los proyectos rápido porque el pago es inmediato y hay un bonus. Pero la desventaja es que podés cometer varios errores si lo hacés contrarreloj. Además el cliente se va a acostumbrar a que siempre estés disponible para hacer un trabajo en poco tiempo. También te puede perjudicar porque vas a estar duplicando tu esfuerzo y usando más tiempo para terminarlo en un corto período de tiempo.

5. No ser específico

Es importante que seas específico en el momento de la negociación. Haciendo esto, te asegurás protección para vos y para tu cliente cuando se presenten ambigüedades en el futuro. Si está todo claro en la negociación, cualquier duda será fácil de aclarar. Asegurate de explicarle bien al cliente el proceso de diseño para evitar problemas.

6. Decir que sí por un presupuesto grande

No te sientas atraído inmediatamente porque el cliente te dice que te va a pagar una gran cantidad de dinero. No digas que sí sin premeditarlo. Tenés que evaluar el proyecto y ver si el monto que te van a pagar se adapta al esfuerzo y al tiempo que te va a llevar hacer el trabajo. Si una vez analizado esto pensás que el precio es justo, entonces aceptalo.

7. Asumir que el cliente no te puede pagar más

El hecho de que el cliente te pida que desarrolles un proyecto para ellos, podría significar que tienen la capacidad de pagártelo. Así que, en vez de dudar, deciles el precio. Si el cliente ve que ese costo está fuera de sus límites, te lo dirá. Negociá. Contáles el alcance del proyecto y todo lo que implica su desarrollo.

8. Alargar el proceso de negociación

Tanto el cliente como vos se van a cansar si el proceso de negociación es muy largo, así que tratá de acortarlo. Vos podés colaborar haciendo las cosas simples. Si tenés que mostrar una presentación, hacelo de manera escueta y concreta, siempre asegurándote de que el cliente pueda entenderla bien. Si solo tenés contacto por email, enviale la presentación adjunta y el proceso va a ser mucho más fácil.

9. No ser confiable

Acordate que estás negociando. Cuando estás en este proceso tenés que decirle la verdad. Decí que “no” cuando debes hacerlo y no lo dudes. Por ejemplo, si no llegás a cumplir con la fecha de entrega que el cliente espera, decíselo.

10. Cambiar el precio

Cuando le des un presupuesto al cliente, no lo cambies continuamente. Lo que dijiste está dicho. Permanecé fiel a eso. No lo subas o bajes sorpresivamente porque sería una actitud poco profesional.

 

Ahora te toca a vos!

Tené en cuenta estos aspectos y vas a poder progresar en tu trabajo freelance.
¿Qué otras cosas consideras importantes evitar en la negociación además de las que mencionamos?
Compartí tus experiencias con la comunidad paellera y así entre todos podemos evitar a los clientes tóxicos.

// Fuente: NaldsGraphics //