Con la mente en blanco

La pantalla del monitor se encontraba en blanco. Tan blanco como la leche, como la ropa cuando se lava con “Ala”, o como la mente del muchacho que le hacía frente a esa computadora y a ese teclado que no escribe solo.



“¿Y vos que pusiste?”, preguntaba a sus compañeros tantas veces como miraba su celular tratando de encontrar la hora o una solución a su problema. Ese problema que lo atormentó durante toda la mañana.
Con recelo miraba los parrafos ajenos, y con la manga de su suéter a rayas se secaba la gota de sudor que caía desde su frente. La tecla “backspace”, con esa flecha amenazadora, lo obligaba a eliminar cualquier intento de escritura.

Si la frase “el tiempo es oro” fuese verdad, el flaco del monitor con menos palabras de la sala sería el hombre más pobre del mundo. Su tiempo pasaba más rápido que cuando el equipo rival te gana 1 a 0 en el segundo tiempo. “Mandá cualquier cosa boludo, ya fue”, le dijo la chica que estaba sentada junto a él, mientras recolectaba su trabajo de la impresora.

Los estudiantes comenzaron a desfilar uno a uno por el pasillo de la sala de redacción, y el muchacho, a pesar de que su suéter posaba sobre la silla y el ambiente estaba congelado, seguía sudando mientras observaba la pasarela de futuros periodistas.
La pantalla ya no tenía el mismo color que al principio, pero todavía no contaba con el suficiente para satisfacer a su profesor, que se paseaba por los pasillos apurando a los chicos y recordándoles el poco tiempo que les quedaba.

De pronto, y como si alguien hubiera entrado en su cuerpo y hubiese manejado sus dedos, el muchacho comenzó a escribir a gran velocidad. Líneas y líneas comenzaron a aparecer en ese maldito monitor. Un título al principio de la nota fue lo último que escribió en esa computadora antes de que otra persona la ocupe. Lo había logrado. Lo imprimió y lo entregó.

Quizás no fue un gran trabajo y tal vez nunca fue “publicable”, pero ayudó a muchas personas que también tenían la mente en blanco en esa sala.

 

• Publicado por:

Bilo

(Redacción de Paella Creativa)
bilo@paellacreativa.com.ar