Freelance: Lo que tenés que saber antes de empezar

Si estas interesado en el estilo de trabajo freelance seguramente estes buscando:

• No tener un jefe.
• Elegir tus propios proyectos.
• Establecer tu propio horario.
• Trabajar desde tu casa o desde donde quieras.

Pero no todo es color de rosas, puede que tengas todos estos beneficios pero hay algunas cosas que tenés que saber antes de comenzar.


En este artículo te listamos algunos detalles que muchos bloggers y gurus “se olvidan” de mencionar. Si tenés en cuenta estos puntos vas a evitar la decepción más adelante y vas a poder dar lo mejor de vos en tu carrera como freelance.

1) No todos pueden trabajar freelance

Para poder trabajar freelance, tenés que tener habilidades en la negociación o un producto/ servicio para vender. Algunas carreras no se ajustan al trabajo freelance y algunas personas simplemente no pueden trabajar de esta forma.
Si estás pensando en convertirte en un freelancer, tomate el tiempo para pensar en el producto o servicio que vas a vender. Preguntate a vos mismo la razón por la que una persona o empresa necesitaría de tu servicio (y sé honesto). Acordate: la competencia es feroz.

No es suficiente que te guste lo que intentás hacer como freelancer, alguien tiene que necesitarlo y estar dispuesto a pagar por eso. Trabajar como freelance también requiere de mucha paciencia y perseverancia. Es un hecho que algunas personas trabajan mejor (y más contentas) cuando trabajan para alguien más.

2) Ser freelance es más que hacer lo que te gusta

Muchos freelancers se sienten atraídos a trabajar por su cuenta porque piensan que van a trabajar solamente en los proyectos en lo que están interesados. Piensan que van a poder rechazar aquellos proyectos que les parecen aburridos o que no presentan retos.
La realidad es que a veces aquellos proyectos que parecen aburridos o que no presentan retos son los que van a darte plata. Si siempre los rechazás, es posible que te quedes sin dinero.

Además, hay algunos aspectos del freelancing que no se suelen tener en cuenta, como lo relacionado con el marketing, contabilidad, pagar impuestos. Es más, si antes trabajabas en una empresa, había otras personas que se ocupaban de esos temas. Como freelancer, vas a necesitar hacer un poco de todo porque no hay nadie más para hacerlo.

3. Igual vas a tenér que trabajar para otros

Si estás dejando el trabajo en una empresa porque no querés responder a otro, pensalo de nuevo.
Salvo que crees un producto, vas a seguir teniendo que responder a alguien. La única diferencia es que en vez de responder a tu “jefe” ahora le vas a tener que responder a tu cliente (y en la mayoría de los casos va a haber más de uno). Vas a necesitar buenas habilidades en las relaciones interpersonales porque hay algunos clientes con los cuales es muy complicado trabajar. Y aunque crees un producto, igualmente vas a tener que responder ante tus clientes. Te vas a transformar en el departamento de satisfacción al cliente y en el departamento de cumplimiento al cliente, todo en uno.

4. Vas a hacer menos plata

Varios freelancers ahorran más plata como independientes que cuando trabajaban de forma tradicional. Los posibles freelancers escuchan esto y piensan que el diseño por su cuenta los va a hacer ricos instantáneamente.
La realidad es que hacés menos plata como un freelance, por lo menos al principio. Hay varias razones:

• Muchos freelancers nuevos no tienen en cuenta que no cobran por 40 horas a la semana.
• Muchos también se olvidan de tener en cuenta el valor de los beneficios otorgados por el empleador, al fijar sus tarifas. Una vez que añaden los beneficios, en realidad terminan con menos ingresos.
• En algunos países se debe pagar un impuesto por trabajar en cuenta propia.
• Aquellos freelancers que todavía no dominan las habilidades en marketing pueden enfrentarse a verdaderos problemas.

5. La soledad puede ser un problema

Mientras que los freelancers con experiencia y éxito siguen pensando la forma para superar la soledad, sigue siendo un factor importante para muchos freelancers nuevos. Incluso si no te considerás una persona social, puede ser desconcertante pasar algunos días sin ver a nadie.
Por más de que los trabajadores freelance interactúen con las personas a través del email, el teléfono y otros medios, no es lo mismo que tener una persona físicamente al lado tuyo. Además, no tener a nadie cerca implica no tener con quien pensar ideas o hacerle preguntas.

Para superar la soledad de no trabajar con colegas, te sugerimos:
• Cultivar amistades cercanas físicamente
• Encontrar un guía
• Participar en grupos y foros digitales relacionados con tu especialidad

6. Las vacaciones requieren de mucha coordinación

Cuando trabajabas para alguien más tenías que pedir permiso para poder pedirte unos días. Seguro que pensabas que eso era una molestia. Probablemente pienses que planear unas vacaciones como freelancer va a ser más fácil, pero en realidad puede ser bastante complicado.
Por un lado, a los freelancers no se le pagan los días de vacaciones. Así que vas a tener que ahorrar suficiente plata para asegurarte que podés cubrir la falta de ingresos durante esos días que no trabajas.
Además, algunos clientes parecieran tener algún radar especial cuando estás pensando en tomarte las vacaciones. Ni bien empezás a planearlas, te contactan para hacer proyectos más grandes. Y eso es algo que pasa más de una vez.
Por esta razón y otras, es que varios freelancers terminan trabajando en sus vacaciones. Y eso no te ayuda mucho a descansar… ¿o si?

El objetivo de este post no es desalentarte en la búsqueda de tu trabajo freelance, si no que tengas en cuenta estos posibles problemas que vas a tener que enfrentar.

¿Trabajas de forma independiente? sentite libre de comentarnos cualquier otro factor que pensás que un freelancer nuevo o alguien que está considerando ser un freelance, tiene que tener en cuenta.

//Fuente: Designmag //