Humo en Tí

Tal vez sea por morbo o por llegar a ver lo que pueda ocurrir en algún futuro. O porque nos hace pensar que podemos ser ese héroe anónimo que salvó al planeta. Sea como sea, las películas sobre catástrofes son las que más adeptos cargan en todo el mundo, y aunque pareciera que su popularidad no es de hace muchos años, las décadas del 70 y 80 facilitaron la edad de oro de este género, que con los efectos especiales de hoy en día hicieron que se multiplicaran y parezcan más reales, aunque sus historias no lo sean tanto. Es así que Airport (Aeropuerto) de 1970, basado en una novela de Arthur Hiley, es considerado el film que da inicio a las películas de catástrofes.

Hoy jueves 6 de diciembre, Buenos Aires amaneció con la noticia de que un container cargado de un tipo de pesticida se incendió, originando que una nube tóxica se expandiera por toda la ciudad. Y no tiene nada que ver, pero coincide con la semana del 5 al 9 de diciembre de 1952 cuando se desarrolló uno de los episodios más escalofriantes del siglo pasado cuando una gran niebla de color negro llamada Killer Smog (Niebla Asesina) cubrió toda la ciudad de Londres y causó al menos 12.000 muertos y más de 100.000 enfermos.
Aprovechando la paranoia del humo, vamos a recordar algunas películas que desde su título o guión, algo tienen que ver.

Si hablamos de terror no podemos dejar de lado a Stephen King. The Mist (La niebla) fue llevada al cine por Frank Darabont en el 2007, quien desde la década del 80 tenía intenciones de filmarla y es la tercera vez que adapta una historia del maestro del terror. Es la historia de un pequeño pueblo de Maine en el que, tras una violenta tormenta que estalla tan repentinamente como acaba, aparece una espesa niebla. Esta va atrapando a la gente en sus hogares, bares, supermercados… y mata a todo aquel que se le acerque.

Pero este no es el único film sobre niebla: ya en 1979 el genial John Carpenter estrena su película The Fog (La niebla), demostrando que el director tenía soltura para filmar películas de este estilo. Historia sencilla pero contundente: cien años después que los piratas del barco Elizabeth Dane fueran asesinados en la costa de un pueblecito pesquero y los habitantes del lugar se quedaran con el tesoro, sus espíritus vuelven a través de una niebla para vengarse.

Una película que lleva el humo en su título es Wag the dog (La cortina de humo), protagonizada por Dustin Hoffman y Robert De Niro en sus papeles principales. Pocos días antes de unas elecciones, los oponentes políticos del presidente deslizan la noticia de unos abusos sexuales que el presidente ha cometido sobre una menor que visitaba la Casa Blanca. La estrategia para eludir el escándalo es levantar una “cortina de humo” que disipara la crisis política, como inventar una guerra con un país prácticamente desconocido y no muy importante para la mayoría del pueblo estadounidense: Albania. Película ágil y para amantes de la sátira y el humor mordaz e incisivo.

Thank you for smoking (Gracias por fumar) de Jason Reitman causó una especie de revolución al momento de estrenarse. Tenemos al héroe Nick Naylor (Aaron Eckhart), portavoz jefe de las grandes tabaqueras, que se gana la vida defendiendo los derechos de los fumadores y los fabricantes de tabaco, enfrentándose a los fanáticos de la salud que desean prohibir el tabaco y a un oportunista senador (William H. Macy) que pretende poner etiquetas con la palabra veneno en las cajetillas de cigarrillos. Nick solo está haciendo lo que debe hacer para pagar su hipoteca, pero la creciente conciencia de su hijo (Cameron Bright) y una amenaza de muerte muy real obligan a ver las cosas de otra forma.

Pocas películas colombianas llegan hasta nuestros ojos, pero la oportunidad de ver Humo en tus ojos no se debería dejar pasar. Elvira es una mujer madura, amargada y alcohólica, que decide darle un nuevo y trágico rumbo a su vida, tras conocer a tres hombres, con quienes se relaciona de diferentes maneras en un peligroso juego que raya con lo siniestro y conduce a cada uno de los personajes a la desesperación y la muerte. Dirigida por Mauricio Cataño Panesso, es una película que cuenta una historia al mejor estilo del cine francés, destacando su excelente fotografía y mostrando otra forma de hacer cine colombiano.
Ante cualquier emergencia ambiental en la cual una nube tóxica invada la ciudad, ya saben: cerrar puertas, cerrar ventanas, y quedarse a ver una buena película en casa.

 

• Publicado por:

Doble V

(Redacción de Paella Creativa) @doble_ve