Summer Time

summer_time

Llegó el verano. Solcito, playa, pileta, chicas en bikini… cucarachas, mosquitos, sudor y pegote. Sí, llegó el verano. La estación más esperada, amada y odiada. Pros y contras de la etapa más polémica y debatible del año.

¿Cómo puedo poner en duda que el verano es lo mejor del año? Los chicos que todavía van al colegio si leen esto se estarían cagando de risa. Diciembre, enero y febrero es lo mejor de sus vidas ya que no tienen que pisar el maldito colegio y están al pedo (más que de costumbre) todo el día. Andar en ojotas, short, polleras, remeritas livianas y hasta sin nada es una linda sensación. La ropa molesta y cuánto menos usemos más cómodos nos sentimos. En el caso de los hombres es un poco enfermizo debido a la cantidad de mujeres hermosas y como se dice comúnmente “en pelotas” que desfilan por la calle. Ahí es cuando entran en juego las gafas de sol para disimular nuestras curiosas miradas.

Poca gente puede discutir que la playa es uno de los lugares más lindos para estar. Todo lo que se consume en la playa ya sea choclos, panchos, churros, licuados y cerveza se disfruta el doble cuando uno tiene arena en los pies y la vista al mar. El irse a dormir y no estar pendiente de levantarse temprano al día siguiente para ir a laburar es impagable y nuestra única preocupación es tener cuidado con el sol para no quedar hecho un tomate y empezar a pasarla mal. Los boliches y bares en la playa también tienen su gustito especial, y para nosotros los solteros es más lindo todavía.

¿Y los findes en la pileta? Cuando todavía no estamos de vacaciones y llega el sábado con sus 30 y pico de grados es clave tener pileta o conocer a alguien que tenga –y te invite-. Pasar la tardecita tomando sol y refrescándote en la piscina es hermoso, y cuándo se hace de noche las sálidas y boliches no llaman tanto la atención y uno empieza a preferir un fernecito y mojar los pies en el agua. Lujo.

¿Pero es todo color de rosas? ¿Qué pasa cuando la agujita sube, sube y la térmica se dispara? ¿No tenés pileta? ¿No tenés aire acondicionado? Difícil. Así como el verano puede ser lo más lindo del mundo es un arma de doble filo. El excesivo calor nos molesta a casi todos y algunos los sufren demasiado. Hay días en que uno no puede dormir si no tiene aire acondicionado (a veces uno tiene pero se corta la luz y también la tiene adentro) y también es complicado para todas las cosas que requieren esfuerzo físico como gimnasio o deportes. La transpiración se triplica y se hace insoportable jugar un picadito a las 3 de la tarde bajo el sol.

Una de las peores cosas de esta etapa del año es sin dudas el transporte público en horas pico. Ya levantarse para ir a trabajar todo chivado es feo, pero cuando te subís al tren o al subte a las 8 de la mañana y encarás para el centro se pone peor. Olores varios, todos pegoteados entre sí, las gotitas que empiezan a inundar las frentes y la amplia posibilidad de desmayos (y por ende demoras) no son lindos factores para arrancar un día laboral. Y lo peor es sentir que uno está sudando como un condenado –estando en musculosa y ojotas- y ver como un ejecutivo de traje con la corbata que le ahorca el cuello ni siquiera está enterado que hace calor y tiene la frente intacta. ¿Son atérmicos esos tipos? ¿Cuán acostumbrado pueden estar como para no sentir el caldo general.

Si el verano es época de aire acondicionado y pileta, también es el momento en que aparecen ellas. Esos malditos bichos llamados cucarachas que les pinta el calor en donde sea que viven durante todo el resto del año y empiezan a coparte la casa. Acompañadas por los eternos y molestos mosquitos, estas dos especies en el planeta deben ser las únicas a las que el 100% de la población odia por completo. ¿Alguna vez escuchaste a alguien diciendo “ay mirá que linda cucarachita que hay en la pared”? No, a estas hijas de mil p… no las quiere nadie, sin embargo ahí están, cada vez más y más grandes amenazando nuestra tranquilidad. Y encima son rápidas y difíciles de matar (si es que te animás a matarlas, porque mucha gente como quién escribe está intentando superar su fobia). Por otro lado los mosquitos son otra maldita plaga. No solo joden cuando aparecen, zumbándote en el oído y despertándote, sino también después de muertos ya que te pueden haber dejado una picadura en el medio del pie produciendo el insomnio total.

Si hiciésemos tendencia los hashtag #VeranoSi y #VeranoNo en Twitter creo que ganaría el primero. Sin embargo los que le bajan el pulgar tienen todos los argumentos para hacerlo y nadie los puede discutir. Es amarlo u odiarlo. Es la mejor y la peor estación del año. Desde paellacreativa.com le damos la bienvenida al verano y a ustedes les decimos: disfrútenlo y súfranlo.