10 espectaculares jardines verticales que llenan de magia esas paredes aburridas

Los jardines verticales se volvieron mucho más populares en el último tiempo ya que, ademas de agregar un espacio natural y purificar el aire, son una gran opción de diseño no convencional para paredes.

Teniendo presencia tanto en espacios interiores como en exteriores, pueden ayudar a convertir aburridas paredes en verdaderas obras de arte.

 

L’Oasis D’Aboukir un proyecto de Patrick Blanc en Paris, Francia. El costado de un edificio histórico se convierte en un jardin vertical compuesto por 7,600 plantas de 237 diferentes especies.

 

Hotel boutique situado en la ciudad de México, diseñado por Cherem Serrano Arquitectos.

 

J.M.Bonfils and Associates diseñó el edificio East Village en Beirut, Líbano, para incluir un jardín libanés tradicional, pero de una manera moderna – vertical – que resulta ser mucho más eficiente en el espacio.

 

Diseñado por Paul Cremoux, estudio en la Ciudad de México, Casa CorManca esconde una serie de espacios al aire libre magníficos. La pared cuenta con más de 4.000 plantas que ayudan a mejorar la calidad del aire.

 

El Centro de Moda Del Amo en Torrance, California, es el hogar de esta pared viva. Los visitantes pueden sentarse y relajarse mientras disfrutan de esta espectacular vista.

 

Meristem Design se encargó de diseñar este jardín vertical que rodea una ventana redonda en las oficinas de Skanska. Ellos incorporaron una mezcla de aproximadamente 35 plantas tropicales por metro cuadrado en una pared que está equipada con riego automático e iluminación especial.

 

Este departamento de Ucrania, diseñado por Ki Design Studio, ademas de contar con un espectacular tobogan, tiene una pared verde de doble altura formada por un una vegetación moderna.

 

El Museo du Quai Branly, París, ofrece un exuberante paisaje verde a la ciudad. Con más de 800 metros cuadrados el diseño de 15.000 plantas fue creado por Patrick Blanc y cubre toda la fachada menos las ventanas.

 

La entrada de Adelaide Zoo fue creada por Hassell en una parte de la ciudad de Adelaide, Australia. La nueva entrada atrae visitantes con una pared viva llena de alucinantes plantas nativas.

 

Este edificio multiuso de la Universidad de Ottawa fue un proyecto en conjunto de KWC Architects y Diamond Schmitt Architects. Una pared viva de seis pisos, la más alta de Norteamérica, se convierte en un purificador de aire super eficiente que llevó al edificio a recibir la certificación LEED Gold. 

Via Design Milk