Des-conectados: Laia Martín nos hace reflexionar sobre celulares y relaciones humanas

Laia Martín, fotógrafa con sede en Andorra, nos presenta su proyecto Des-conectados. En la serie fotográfica Laia nos invita a reflexionar sobre el impacto que generan los celulares y las nuevas tecnologías en las relaciones humanas.

A continuación conocemos un poco más de Laia y su fotografía.

– Sos fotógrafa freelance, ¿Cómo te formaste? ¿Estudiaste fotografía?

Desde que tengo uso de razón me ha gustado poder congelar los momentos, quizás por la nostalgia de poder recordarlo a través de una imagen y no solo en un pensamiento. Ya siendo bebe llevaba colgada una típica cámara infantil y haciendo ver que hacia fotos. Siempre he estado rodeada de cámaras tanto delante como detrás, ya que siempre he visto a mi padre con una cámara en mano captando cada detalle, y creo que eso fue uno de los punto fuertes para confiar en la fotografía como herramienta para congelar y explicar momentos de la vida.


Mi formación mayoritariamente ha sido autodidacta, aunque cursé un Grado Superior de Gráfica Publicitaria en la Escuela de Arte de Vilanova i la Geltrú. Durante el primer año en la escuela hicimos fotografía y para mí fue una diversión y un nuevo aprendizaje sobretodo en la infinidad de técnicas y valores que puedes aprender y utilizar para realizar una buena fotografía, y que antes no había tenido presente, también re aprendí que una fotografía te puede explicar cosas que a veces con las palabras se puede hacer imposible y que según lo que tu quieras expresar debe tener una estética u otra.

– Te conocimos por tu proyecto Des-conectados ¿De que se trata? ¿Cómo te inspiraste?

La gran mayoría de las personas creemos que la tecnología es un gran avance a nivel científico y social, pero, ¿realmente es un avance para empezar y/o continuar una relación?
Este proyecto trata sobre las nuevas tecnologías, enfocándose en el uso de moviles, tablets y la impersonalidad de las relaciones a causa de estas. Y como consecuencia la perdida del contacto humano, tanto personal como con el entorno.


El mal uso de las nuevas tecnologías me ha llevado a realizar este proyecto, ya que personalmente, me parece que cada vez, estamos más alejados aun estando uno en frente del otro. Muestro diferentes momentos cotidianos, en los cuales antes compartíamos y nos comunicábamos, pero que a día de hoy, estamos cada vez más desconectados de nuestra realidad y mas conectados con el entorno virtual.

Cuando fotografío siempre me imagino en mi mente lo que quiero captar ya sea un paisaje o un proyecto conceptual como es el caso de DES-CONECTADOS, y hasta que no consigo la fotografía que quiero no paro de intentarlo, y así surgió con este proyecto, que además es un proyecto abierto sin final, ya que cada vez está más al día el problema de las nuevas tecnologías y en consecuencia la pérdida del contacto humano.

– ¿Qué técnicas utilizas en tus fotos? ¿A que proceso son sometidas una vez tomadas las fotos?

Suelo fijarme mucho en la composición y la ley de tercios según lo que quiera transmitir. Como me dijo una vez un gran profesor: las normas hay que conocerlas para después poder romperlas. Así que dependiendo de lo que quiero plasmar uso técnicas ya establecidas o simplemente me dejo llevar y juego con los distintos parámetros que tiene la cámara. Mis imágenes no suelen estar sometidas a ningún proceso, me gusta lo real, me gusta que la cámara capte simplemente lo que captan mis ojos, aunque a veces claro que es necesario retocar un poco el contraste y la luz, y como he dicho antes todo es según lo que quiera captar, a mi me fascina la fotografía nocturna, y para ello necesitas jugar con la velocidad y la luz para captar algo mágico que en este caso tus ojos no son capaces de ver; como es el movimiento del planeta. Eso es real aunque nuestros ojos no lo perciban, y este tipo de imágenes tampoco necesitan mucha post-producción, simplemente luces y contrastes para acabar de definir bien la imagen.

En este caso, las fotografías de DES-CONECTADOS claramente tienen más trabajo de post-producción, porque siento que estas imágenes han de ser en blanco y negro para poder mostrar una historia que nos obliga a verla de una forma nueva, pues el color generalmente nos parece más cotidiano. La intención de este proyecto es crear un gran impacto visual y emocional, por esta razón en esta serie de imágenes es muy importante la estética y la composición, porque con la ausencia de color, las líneas, las texturas, las emociones y los contrastes lumínicos se hacen más evidentes, creando la gráfica visual que quiero plasmar.

¿Podés vivir de lo que te gusta? ¿Trabajaste de otra cosa?

Soy de Sitges, un pueblo costero cerca de Barcelona, actualmente resido en Andorra dónde de momento no he conseguido vivir exclusivamente de la fotografía, así que necesito trabajar en otros sectores, a día de hoy trabajo en el sector del turismo y siempre que tengo la oportunidad realizo proyectos personales o hago trabajos fotográficos como freelance.

¿Qué crees que se necesita para ser fotógrafa?

Para ser fotógrafa creo que se necesita carisma para llegar a cada sujeto que quieres fotografiar y ser observador, para ver detalles que por lo general las otras personas no suelen ver. No se trata de los estudios que hayas cursado ni cuantos diplomas tengas, se trata de sentirlo y saber que transmites lo que tienes dentro de ti, aunque después el resultado sea totalmente subjetivo dependiendo de los ojos que miran la fotografía.

– La fotografía te transporta a lugares jamás pensados, cada pequeño detalle puede ser un gran mundo por descubrir.- Laia